miércoles, 28 de junio de 2017

Fundación, de Isaac Asimov será llevada a la TV en una serie

La trilogía de Fundación es la obra cumbre de Isaac Asimov y uno de los pilares de la ciencia ficción del siglo XX. Sin embargo, no ha sido nada fácil llevar la mítica saga de novelas del escritor estadounidense a otro formato. Aun así, parece que ahora por fin la veremos en forma de una serie de televisión.


De acuerdo con Deadline, la productora Skydance Television está cerca de cerrar un trato para llevar Fundación a la pantalla chica. Y lo haría de la mano de los guionistas David S. Goyer (Blade, Batman Begins, Man of Steel) y Josh Friedman (War of the Worlds), quienes se encargarán de adaptar el argumento de los libros.

A pesar de que Fundación uno de los trabajos más influyentes de la ciencia ficción, con una historia que reflexiona sobre el futuro y la relación entre los humanos y los robots, la trilogía nunca ha sido llevada al cine ni a la televisión. Esto debido a lo extensa y compleja que es la trama, tanto que incluso ha sido calificada como “inadaptable”.

Hace apenas unos años HBO tenía planeado llevar la obra de Asimov a la televisión con Jonathan Nolan (hermano del director Christopher Nolan) al frente del proyecto. Al final, la serie tampoco logró materializarse y el propio Nolan terminó por producir Westworld. Falta ver si este nuevo intento de adaptar la trilogía de Asimov finalmente logra tener éxito.



Volskwagen volverá a lanzar la Combi, con un concepto futurista


A principios de año, Volkswagen presentó su concepto I.D. BUZZ, una puesta al día de la mítica Combi, el modelo de auto que fascinó a la generación que vivió su juventud en los sesenta y que se volvió icónica por Scooby Doo, los terroristas libios de Volver al Futuro y el inepto Gabriel Quadri.


La I.D. BUZZ mantiene la apariencia de la Combi original, pero con un toque futurista. Es completamente eléctrica y posee un sistema de conducción autónoma, además tiene capacidad para transportar hasta a 8 personas, y funciona gracias a la nueva plataforma de la marca alemana, conocida como MEB (Modular Electric Drive Kit), que promete ser flexible y funcionar tanto en modelos compactos como en furgonetas. 


El vehículo funciona gracias a cuatro motores de 150 kW, que le permiten pasar de 0 a 100 km/h en tan solo cinco segundos, aunque a velocidad máxima del BUZZ es de 160 kilómetros por hora.


A pesar de que inicialmente I.D. BUZZ era solo un concepto, la buena acogida por parte de los medios llevaron a Herbert Diess, CEO de Volkswagen, a declarar que no está dispuesto a que el auto se quede sólo como una idea que nunca se materializará. Y es que el directivo anunció que sí lanzarán a la venta la Combi futurista, y será uno de los primeros modelos que usen la plataforma MEB.


Por lo demás, Diess indicó que el plan de lanzar los primeros modelos con MEB, plataforma desarrollada para autos 100% eléctricos, se mantiene para el 2020, así que todavía restan un par de años antes de que veamos una I.D. BUZZ en la calle. Quién sabe, tal vez algunos pretenciosos en Santa Fe piensen que sería buena idea usar I.D. BUZZ en lugar de feos Microbuses.

Camisetas, el complemento perfecto







Mujeres del ejército Israelí: letales y hermosas







¡No dormiste allí!

@YouDidNotSleepThere es una cuenta de Instagram con mas de 30,000 seguidores, que fue creada por una mujer frustrada y cansada de tantas fotos falsas de viajes que abundan en la red social. Ella dice haberse hartado de esas mentiras, por lo que creó esta cuenta cuyo sugerente nombre "No dormiste allí", incentiva a hacer montajes de personas durmiendo en los lugares mas increíbles sin haber siquiera estado allí en su vida:







Humor surfista







Jackie Chan muestra su lado salvaje en el tráiler de "The Foreigner" su nueva película

Jackie Chan está por estrenar una cinta más. En esta ocasión se aparta un poco de las artes marciales, de la comedia y de otros géneros a los que nos tiene acostumbrados, para mostrarnos su lado más salvaje en ‘The Foreigner’.
Durante mucho tiempo, Jackie Chan fue contratado para hacer películas cómicas que lo ponían como un asiático divertido que sabía unos cuantos movimientos de karate. Ahora, el director de ‘Casino Royale’, Martin Campbell, nos entrega un personaje bastante respetable.


Como vemos, surge una complicada relación entre los personajes de Pierce Brosnan y Jackie Chan debido a la muerte de la hija de este. Terrorismo, acción e ingenio mezclados a la perfección.

El film se estrenará en octubre de 2017, y no han llegado muchos detalles sobre él.

Chan es uno de los productores de la película, por lo que queda claro que él quería probar algo diferente. Aunque es un concepto bastante utilizado, este film del juego del gato y el ratón podría resultar muy interesante.

La película se basa ligeramente en la novela “The Chinaman” de Stephen Leather. Mira su tráiler a continuación:

La foto viral de una foca abrazando a una beluga, es falsa

Las redes sociales se han hecho eco estos días de una bonita foto en la que se ve a una foca subida a lomos de una beluga en un gesto que un ser humano solo puede definir como un abrazo. La imagen es encantadora, pero siempre y cuando la veamos como lo que es: un montaje artístico.


La imagen no es real, sino una creación de la artista Elena Vizerskaya que, de hecho, se ofrece en la sección Creative del repositorio de imágenes de Getty. Como aclaran en Snopes, la propia artista explica en su página web que se trata de una mezcla de collage, manipulación digital y diseño gráfico. La artista tiene otras hermosas imágenes de tinte surreal con belugas y ballenas.

Además, la imagen es prácticamente imposible desde un punto de vista científico, sencillamente porque los dos animales que la protagonizan viven en rincones opuestos del mundo. El biólogo marino Robert Harcourt explica a Science Alert que lo que se ve en la imagen es una foca del género Arctocephalus, una especie que solo habita las aguas del hemisferio sur. Las belugas, por su parte, son mamíferos marinos que habitan las zonas árticas y subárticas del hemisferio norte. Literalmente, viven en el otro extremo del globo terráqueo.

En cuanto a comportamiento, la beluga es un animal muy sociable y su “sonrisa” hace que los seres humanos simpaticemos rápidamente con los de su especie. Sin embargo, ni las belugas ni las focas exhiben un comportamiento social como para darse abrazos en el océano. Con todo, la idea de estos dos animales marinos dándose muestras de ternura es una buena manera de empezar el día siempre y cuando lo consideremos arte y no zoología.



Los máximos límites que soporta el cuerpo humano, antes de encontrar la muerte

Saltar desde un abismo, aguantar la respiración bajo el agua a una gran profundidad, exponerse a una radiación, enfrentarse a las más altas temperaturas, a las mínimas más espantosas… ¿Cuál es el límite del cuerpo humano? ¿Hasta dónde podemos llevar al organismo antes de fallecer?


La historia está llena de ejemplos reales que nos han permitido marcar límites o fronteras entre la vida y la muerte. Donde no ha llegado el hombre, ha llegado la ciencia. Es ahí donde los trabajos se encargan de avisar que después de esa línea está el último latido de corazón.

Para hablar de los límites del ser humano vamos a acotar el espacio. Partimos de la base de que nuestro cuerpo (sin ayudas de ningún tipo) en cualquier lugar del universo conocido, excepto la delgada línea de espacio que se extiende un par de kilómetros por encima o por debajo del nivel del mar en la Tierra, perece en cuestión de minutos.

Con eso ya hemos eliminado lo suficiente. Prácticamente todo el Universo a excepción del planeta que llamamos Tierra. Ahora toca elegir esos límites. Es posible que los primeros que te vengan a la cabeza sean las cuestiones universales que todos nos hemos hecho alguna vez. A saber: el tiempo que tardaríamos en morir sin respirar, sin comer o sin agua.

Luego existen otras divisiones, quizás más especulativas por el hecho de que rara vez se han dado registros, como pueden ser la aceleración que podemos soportar antes de desgarrar el cuerpo, o una que a mí personalmente me encanta: el tiempo que podemos permanecer sin dormir.

Todas y cada una de ellas tienen respuesta. Ya sea porque algún incauto (o héroe) se ha encargado de registrarlo, o simplemente porque las leyes de la física así lo dictan. ¿Preparados?

La altura máxima a la que un ser humano puede sobrevivir a una caída

Empezamos con la más fácil, porque es una nota que hicimos hace unas semanas. El ser humano puede morir de maneras ciertamente “tontas”, en cambio, puede sobrevivir a caídas espantosas. La primera y posiblemente más famosa de todas fue la de Vesna Vulovic en 1972.

El problema con Vesna es que tuvo “ayuda” (entre otros, el carrito), o incluso el problema con el legendario Felix Baumgartner y su caída supersónica, es que tenía un equipo diseñado para ello. Por tanto, si sacamos de la ecuación todo aquello que no implique a una sola persona sin equipo, premeditación o ayuda “divina” en forma de carritos empotrados, tenemos que remontarnos a 1943 con Alan Magge.

El soldado fue capaz, a 6 mil metros de altura, de resistir los continuos desmayos por la falta de oxígeno a gran altitud. Toda una proeza que quedará para los anales de la historia pero, ¿qué ocurre si nos lanzamos desde una altura aún mayor? Según la NASA, a más de 19 mil metros nuestra sangre no lo podría resistir. Ahí tenemos la frontera, aunque los datos son “algo” limitados teniendo en cuenta que no existen casos.

Vivir sin dormir, ¿dónde está el límite?

Dicho de otra forma, ¿cuánto tiempo podemos permanecer despiertos sin fallecer? Uno de los primeros estudios en este campo llevó a una extraña conclusión. Ocurrió en 1894, cuando la médica rusa Marie de Manaceine mantuvo a 4 perritos despiertos durante casi cinco días, momento en el que los cachorros murieron. Marie informó que la investigación fue “excesivamente dolorosa”, no sólo para los animales, sino según la doctora, para ella misma.

Dos años después, en 1896, los doctores J. Allen Gilbert y George Patrick mantuvieron a un profesor y dos estudiantes despiertos en su laboratorio de la Universidad de Iowa durante 90 horas. Desde entonces, el hombre ha ido batiendo este curioso y peligroso récord hasta 1965. El joven de 17 años Randy Gardner se convertía en la persona que ha permanecido más tiempo voluntariamente despierta, nada menos que 264 horas (alrededor de 11 días).

¿Habría muerto de seguir despierto? En algún momento sí, aunque sólo sea por las secuelas derivadas de la privación del sueño, pero no sabemos cuánto tiempo más podría haber aguantado. Lo cierto es que ningún humano ha muerto por la falta de sueño, y por razones éticas evidentes, los científicos no pueden encontrar ese punto de ruptura en el laboratorio. Por tanto y hasta nuevos datos, las 264 horas de Gardner son el límite entre la vida y la muerte.

Y si aceleramos nuestro cuerpo, ¿dónde está el límite entre la vida y la muerte?

Esta es una pregunta clásica que sólo puede responder la física. Por motivos obvios, nadie se ha prestado a ello. Sabemos que la caja torácica protege nuestro corazón de un golpe violento, pero esa seguridad es tremendamente frágil contra el tipo de movimientos que algunas tecnologías son capaces de generar. ¿Cuánta aceleración pueden tolerar nuestros órganos?

Tanto la NASA como investigadores militares han hecho grandes progresos para responder a esta pregunta. Pensemos que el propósito es mejorar la navegación y los diseños de naves.

La aceleración lateral genera una cifra en nuestro interior debido a la asimetría de las fuerzas. Según los últimos estudios, a 14 G de aceleración lateral se pueden desgarrar los órganos. Una fuerza de 1 G es la fuerza normal de gravedad que sentimos en tierra firme, mientras que 14 G es igual a la atracción de un planeta 14 veces más grande.

El ejercicio físico NO nos protege de la demencia senil

Tras analizar a 10 mil personas durante 28 años, el estudio más completo sobre cuerpo y mente tiene una muy mala noticia para la humanidad

La Organización Mundial de la Salud estima que en el año 2015 se dieron 47 millones de casos de demencia en todo el mundo. Es una de las consecuencias del aumento de la esperanza de vida; de hecho, esta cifra podría triplicarse en 2050.

A falta de curación, los estudios de los últimos años se han centrado en encontrar factores de riesgo modificables y estrategias paliativas que ayuden a suavizar sus efectos. Si no somos capaces de erradicarla, al menos que podamos retrasar su aparición.

Con este objetivo, un equipo de investigadores de la Universidad de Londres –encuadrados en el Estudio Whitehall II– ha analizado durante casi 28 años y una muestra de 10.000 personas si la actividad física es uno de los factores que pueden ayudar a protegernos de la demencia.

Muchos años y mucha gente para llegar a un resultado desalentador.

Según los investigadores del mencionado estudio, las evidencias que existían al respecto eran del todo inconsistentes. Algunas fuentes sugerían que el ejercicio nos protege de esta enfermedad, pero el reciente análisis desvincula al deporte de su presunta capacidad neuroprotectora.

Lo único que sí se redujo fue el nivel de actividad física de las personas que años después serían diagnosticados de demencia. Por tanto, se deduce que en realidad la falta de ejercicio a cierta edad no es un factor de riesgo, sino un indicativo de que quizás algo no funciona como debería.

El texto (recientemente publicado en la prestigiosa revista British Medical Journal) viene a desmontar una creencia popular tremendamente arraigada. El deporte flexibiliza nuestras articulaciones, contribuye a nuestro bienestar mental e incluso reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.

Los beneficios son incalculables, es evidente, pero entre ellos parece que no está el de reducir el deterioro progresivo de nuestro raciocinio.