jueves, 23 de noviembre de 2017

¡Que gansada!, y otras imágenes divertidas, curiosas y WTF!






Freddie Mercury con su madre, 1947

Trenes, agujas y otros inventos cotidianos inspirados en la naturaleza

Que la naturaleza es sabia es algo más que una frase hecha. De hecho, es la que más experiencia alberga sobre la tierra, pues algunas especies tienen más de 3.800 millones de años de evolución, que se dice pronto. De lo contrario, no habría numerosos objetos de uso diario cuyo origen se encuentra en una simple imitación de los animales y ciertas plantas: trenes de alta velocidad que emulan el pico de las aves, agujas inspiradas en los venenosos colmillos de las serpientes o cinta adhesiva nacida de las patas de los lagartos son solo algunos de los inventos cotidianos que no serían lo mismo sin haber imitado a la perfección lo que nos rodea. Sin duda, nuestro entorno natural es una fuente interminable de buenas ideas:

El tren con pico de ave

Los primeros prototipos del tren Shinkasen de Japón, uno de los más rápidos del mundo (es capaz de alcanzar los 320 kilómetros por hora) no tuvieron muy buena acogida. El problema era el ruido: cada vez que el tren bala se introducía en un túnel a toda velocidad, la presión del aire creaba un ensordecedor estruendo que molestaba extremadamente a los vecinos que residían cerca de las vías. La solución la encontró el ingeniero J. R. West en el mundo de las aves. En concreto, en la especie del martín pescador, que es capaz de zambullirse en el agua en busca de sus presas sin provocar ondas ni salpicaduras en la superficie. Así, se diseñó el morro definitivo del tren imitando su pico, lo que logró eliminar casi por completo su sonido explosivo.

La tela de araña que inspiró las medias

“Fuerte como el acero, fino como una tela de araña”. Con este eslogan publicitario se presentó por primera vez el nailon en las tiendas estadounidenses allá por el año 1940. Si bien esa frase solo era un atractivo reclamo para vender medias, no estaba desencaminado. Este material fue desarrollado por un investigador de la química DuPont en 1935 a partir del polímero natural más resistente del mundo: la tela de araña. Actualmente, el uso del nailon está extendido y se emplea para fabricar el duro hilo de pescar, las cuerdas de la guitarra, máquinas e incluso algunas piezas de los automóviles. No en vano, las arañas pueden ser grandes, feas y peludas, pero a la hora de tejer las trampas más efectivas y resistentes no hay quien les gane.

El velcro que nació al sacar a pasear a un perro

Al igual que Newton y la manzana, el creador del velcro, Georges de Mestral, desarrolló su idea a partir de un incidente fruto de la casualidad. Este ingeniero suizo estaba caminando por el campo cuando se dio cuenta de que las semillas de la planta conocida como cachurrera o “arrancamoños” (Xanthium spinosum) se quedaban pegadas tanto en su ropa como en el pelaje de su perro. Mestral observó que las semillas poseían unas pequeñas púas con forma de ganchillos que se enredaban en los tejidos y en el pelo del animal y, lejos de dar media vuelta y cambiar de sendero, decidió copiar esa estrategia para darle otro uso más eficaz. Así, de un rutinario paseo por el campo nació el velcro, que más tarde fue popularizado por la propia NASA al usarlo como cierre en los trajes espaciales.

La aguja que se inspiró en la inyección de veneno

De los mayores peligros existentes en la naturaleza, el hombre también ha sacado alguna que otra idea para usarlas en nuestro beneficio. Es el caso de la aguja hipodérmica, que está inspirada en la forma en la que las serpientes expulsan el mortífero veneno de sus colmillos huecos para acabar con su presa. La aguja sanitaria funciona de la misma manera: utiliza una jeringa para inyectar sustancias en el cuerpo, con la diferencia de que estos líquidos no son letales para el organismo de los pacientes. Los antiguos griegos y romanos ya usaban la inyección como método de cura a partir de observaciones de las mordeduras de serpiente, pero la invención de la aguja hipodérmica tal y como la conocemos data de 1853 y se debe a Alexander Wood, médico de Edimburgo, cuya esposa padecía un cáncer incurable, precisamente para inyectarle morfina. Fue la primera persona en recibir esta droga por esa vía.

Cinta adhesiva extrafuerte

Si alguna vez se te ha colado un lagarto en casa, habrás podido comprobar lo difícil que es atraparlo. Estos animales desafían las leyes de la gravedad y se mueven con facilidad tanto por las paredes como por el techo. Uno de los reptiles con mayor habilidad para trepar sin descanso es el geco, que dispone de unas patas que se pegan a cualquier superficie. Este animal posee garras con una especie de pelos microscópicos que generan una carga eléctrica opuesta a la de la superficie a la que se adhieren. Se trata de las Fuerzas de Van Der Waals, unas fuerzas débiles que se dan gracias a pequeñas interacciones entre cargas positivas y negativas (interacciones electrostáticas) y que permiten que una sola pata pueda sostener el peso de más de veinte veces el peso del lagarto. Pero lo que resulta aún más impresionante es que incluso un geco muerto puede adherirse con tanta fuerza como uno vivo. En el año 2009 un grupo de investigadores lanzaron Geckskin, un adhesivo tan fuerte que una banda del tamaño de una tarjeta puede sostener hasta 317 kilos.

Cuando lo veas...







Algún día se arrepentirán de haberse hecho estos tatuajes...







Los hombres mas sexys desde 1990 al presente según la revista PEOPLE

1990, Tom Cruise

1991, Patrick Swayze

1992, Nick Nolte

1995, Brad Pitt

1996, Denzel Washington

1997, George Clooney

Así es como luce una piel realmente oscura

Ella es Nyakim Gatwech, modelo de Sudán del Sur quien es conocida como "La reina de la oscuridad" por una buena ra´zon. Tiene 24 años, vive en Minneapolis y está orgullosa de su piel de ese particular y hermoso que la destaca como una espectacular belleza negra.






Los chicos crecen: Estrellas de Disney y Nickelodeon que ya no son niños

Demi Lovato — Charlotte Adams, As the Bell Rings

Hayden Panettiere — Sheryl Yoast, Remember the Titans

Selena Gomez — Alex Russo, Wizards of Waverly Place

Jake T. Austin — Max Russo, Wizards of Waverly Place

Christian Serratos — Susan Crabgrass, Ned’s Declassified School Survival Guide

Ariana Grande — Cat Valentine, Victorious

Humor beneficioso







Muda y con espíritus, así es "Un lugar tranquilo" la película mas terrorífica de 2018

Poco se sabe de la que apunta a ser la película de terror más sorprendente de 2018, «Un lugar tranquilo». De momento solo conocemos unas escasas líneas de la sinopsis: «Una familia vive una existencia aislada y en profundo silencio por temor a una desconocida amenaza que persigue y ataca cuando hay cualquier ruido».



La película que dejará sin habla a los amantes del género promete ser «muda» –al menos los protagonistas no quieren emitir sonidos– y regalar sustos por doquier. El primer tráiler que Paramount ha hecho público ya inquieta por lo diferente de su propuesta:

Además, para dar más empaque a la producción, el nombre de Michael Bay aparece en los créditos como productor, lo que asegura, además de sustos, alguna que otra explosión.

El director será John Krasinski («The Office»), que protagoniza la cinta junto a su mujer en la vida real, Emily Blunt. El cineasta además firma el guión con Bryan Woods y Scott Beck.

Es la tercera película de John Krasinski, que se lanza al mundo del terror después de dirigir «Entrevistas breves con hombres repulsivos» y «Los Hollar».

«Si no pueden oirte, no pueden cazarte», reza la sinopsis. Una amenaza del título de terror más esperado para 2018.


Para los mayores cualquier ejercicio es mejor que nada

Infinidad de estudios han constatado que el ejercicio físico tiene efectos muy positivos sobre la salud, caso muy especialmente de la salud cardiovascular. Además, tampoco es necesario ‘marcharse’ en el gimnasio para lograr este beneficio. Practicar con asiduidad cualquier actividad física de intensidad moderada es suficiente para reducir nuestro riesgo cardiovascular y, por ende, disminuir nuestra probabilidad de sufrir un infarto o un ictus. Y llegado el caso, siempre será mejor realizar cualquier ejercicio, aun mínimo, que permanecer sentado o tumbado. O así sucede, cuando menos, en los jóvenes y personas de mediana edad. Y es que las investigaciones para evaluar las bondades del ejercicio sobre el corazón han excluido, por lo general, a la población mas longeva. Entonces, ¿qué pasa en el caso de los mayores? ¿Esta actividad física, aun nimia, es también beneficiosa? Pues según concluye un nuevo estudio dirigido por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam (Países Bajos), sí.

Como explica Sangeeta Lachman, directora de esta investigación publicada en la revista «European Journal of Preventive Cardiology», «comparadas frente a aquellas totalmente sedentarias, las personas mayores que fueron moderadamente ‘inactivas’ tuvieron un riesgo un 14% menor de sufrir un episodio cardiovascular. Así, nuestros resultados sugieren que incluso los niveles modestos de actividad física son beneficiosos para la salud del corazón. Las personas mayores deben ser alentadas para practicar, cuando menos, actividades físicas de baja intensidad, caso de pasear, de la jardinería o de las labores domésticas».

Mejor que nada
En el estudio, los autores siguieron durante un periodo promedio de 18 años la evolución de 24.509 adultos que, con edades comprendidas entre los 39 y los 79 años, habían completado distintos cuestionarios sobre sus hábitos de vida –con especial atención a su alimentación y actividad física– y habían sido sometidos a distintas pruebas médicas con motivo de su inclusión entre 1993 y 1997 en la Cohorte de Norfolk del Estudio Prospectivo Europeo sobre Alimentación y Cáncer (EPIC) –ensayo clínico en el que, si bien originalmente diseñado para evaluar la relación entre el cáncer y la dieta, también se llevó a cabo un registro de los factores de riesgo cardiovascular.

Como indica Sangeeta Lachman, «es bien sabido que la actividad física regular tiene beneficios muy notables sobre la salud. Así, se recomienda que la población adulta practique al menos 150 minutos semanales de ejercicio físico de intensidad moderada o 75 minutos a la semana de ejercicio vigoroso para reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular. Sin embargo, estas recomendaciones están basadas en las evidencias alcanzadas con adultos de mediana edad, por lo que nuestro objetivo era ver si el ejercicio físico regular también tiene unos beneficios comparables sobre la enfermedad cardiovascular en la población mayor».

Para ello, y de acuerdo con la información aportada en los cuestionarios, los autores dividieron a los participantes en cuatro grupos en función de su nivel de ejercicio físico: activos, moderadamente activos, moderadamente activos e inactivos –o ‘sedentarios’. Y asimismo, analizaron todas las hospitalizaciones o muertes por causa cardiovascular –cardiopatía isquémica e ictus– registradas hasta el 31 de marzo de 2015.

La cifra total de episodios cardiovasculares acumulados durante los 18 años de seguimiento se estableció en 5.240. Y de acuerdo con los resultados, y comparados frente a aquellos totalmente sedentarios, los participantes mayores de 65 años físicamente activos presentaron un riesgo hasta un 14% menor de sufrir uno de estos episodios; los moderadamente activos una probabilidad un 13% inferior; y los moderadamente inactivos un riesgo un 12% menor.

Promover el ejercicio
Por tanto, la práctica de ejercicio físico regular, aun mínimo, protege la salud cardiovascular de los mayores. Un efecto positivo que también se observó en los participantes menores de 55 años y con edades entre los 55 y los 65 años, si bien en estos casos las diferencias entre los distintos grupos de actividad física no fueron estadísticamente significativas.

Como refiere la directora de la investigación, «en nuestro trabajo hemos observado una asociación inversa entre la actividad física y el riesgo de enfermedad cardiovascular tanto en la población mayor como en la de mediana edad. Como cabía esperar, la cifra de episodios cardiovasculares fue superior entre los participantes más longevos, lo que podría explicar por qué la asociación tan solo alcanzó una significación estadística en esta categoría de edad».

Sea como fuere, concluye Sangeeta Lachman, «atendiendo tanto al envejecimiento poblacional como al impacto de las enfermedades cardiovasculares sobre nuestra sociedad, se requiere una gama más amplia de programas de salud pública para ayudar a las personas mayores a participar en cualquier actividad física de cualquier nivel y evitar que sean completamente sedentarios».